Las finanzas libres están dentro de los conceptos financieros más arriesgados pero a la vez más interesantes. Pocos son los que se atreven a especular en cuanto a su capacidad para manejar cierto número de monedas con precios puramente especulativos. Sin embargo, muchos de esos arriesgados prefieren consolidar esta forma de negocio, que tratar de ir por una ganancia fija la cual, según ellos, puede tardar un tiempo indefinido. Por lo tanto, las finanzas libres con toda su carga de riesgo, son llamativas.

¿Es sano especular sobre los precios de monedas dentro del proceso de finanzas libres? No estamos seguros. No depende solamente de lo “aventado” que sea un inversionista; también depende de las condiciones del mercado que, por supuesto, pueden variar de una forma tremenda. Cierta moneda puede tomar el mando sobre otra en un abrir y cerrar de ojos. Pero algo muy cierto en este caso, es que las finanzas libres también pueden crear oportunidades de reinversión importantes.

Si muchos negociantes prefieren el término de finanzas libres, es porque de alguna manera están convencidos de que pueden lograr más cobertura central. Es decir, dentro de lo práctico que resulta muchas veces no “casarse” con una moneda, este tipo de negociantes bien pueden extraer cierto capital para tratar de mantener un negocio de monedas lo bastante estable como para no zozobrar en el intento de reubicar demandas de finanzas. Esto, también, es riesgoso, y puede ser que muchos no se adapten.

A veces las finanzas libres pueden ser contraproducentes no sólo por la fijación de precios, sino que un gran número de negociantes puede entrar en determinado momento, haciendo que el sistema de divisas colapse de algún modo u otro. Dicen muchas personas que esto es poco probable que pase, siempre y cuando haya un bróker dispuesto a asumir el control de las situaciones inesperadas. Valga la aclaración. Por otro lado, las finanzas libres pueden estar cargadas de supuestos activos rendidores.

Foto: inversorenforex.com

Y resulta que en muchos casos, no es así. De modo que las finanzas libres, por un lado, puede que sean una excelente oportunidad para revisar de qué manera se están haciendo los negocios en general, pues se trata de una posibilidad muy rápida que puede ser factor determinante. Pero, por el otro lado, puede tratarse tan sólo de una muestra concreta de los afanes de negociación de ciertos inversionistas. Darle precio así a las monedas es estresante…