El Banco Central Europeo ha decidido intervenir mucho más a la zona euro, implantándole desde hoy planes de iliquidez hasta el 2015.

Esto con el objetivo de que la recuperación económica de este grupo de naciones no vaya a verse estancada, y además haya una participación más activa dentro del mercado de intercambio de divisas que, paulatinamente, se cree que iría mejorando la situación.

La decisión de poder combatir la iliquidez de la zona como ya hemos referido, también se ha propuesto después de que la tasa de interés general del BCE (siglas del Banco Central Europeo), bajara el jueves 7 de noviembre de 2013 a un mínimo histórico, lo que presupone que los países integrantes de la zona van a ver más comprometidas sus finanzas y sus economías dentro de un marco no muy optimista.

Está siendo cada vez más claro que muchos procesos tales como las reinversiones, de un lado, no están captando el flujo necesario para que haya un marco de estabilización mucho más profundo dentro de toda la zona en general.

Además muchas naciones desde hace un tiempo han querido implementar sus propios linderos de construcción de la economía, una meta que si bien no es compartida del todo por el BCE, es comprensible hasta cierto punto porque cada realidad económica tiende a ser muy distinta en cada territorio.

La medida de iliquidez que se implementará por parte del BCE, se dirigirá hacia algunos bancos específicos, y el euro con esto en teoría podría ser mucho más flexible a la hora de apañárselas con otras finanzas que, ostensiblemente, están recuperándose de una manera poco más que admirable o que muestran más signos de estabilidad.

Y es que la tasa de refinanciamiento del Banco Central bajó de la noche de la mañana, de un 0,5 presupuestado como “normal”, hasta un 0.25 que prendió las alarmas de cierta manera y no dejó espacio para la construcción de nuevas estructuras de negocio, en teoría.

La tasa que paga sobre depósitos bancarios se mantuvo en cero afortunadamente, teniendo en cuenta un poco aunque sea la dramática institución de algunas instituciones bancarias  y también la depreciación del euro para ser más concretos.

E, igualmente, la tasa de préstamos por emergencia subió un poco, alterada por estas circunstancias, de un 0.75 por ciento hasta un 1 por ciento totalmente restablecido.

¿Se puede esperar una franca recuperación de la zona euro en este sentido, teniendo en cuenta que la moneda puede tener un recambio más lento del esperado? No se sabe con exactitud, pero de todas formas no deja de ser curioso el hecho de que el BCE tenga que seguir tomando medidas de choque dentro de métodos que antes se consideraban totalmente revolucionarios.

Ahora bien, el hecho de que la moneda euro no tenga un presente tan claro, no significa que las ganas de invertir con ella hayan bajado. No. Antes, una reactivación en cuanto a la zona de precios liderada por la zona euro, es un revulsivo que bien podría ganar.

zona-euro-mas-intervenida-por-banco-central-europeo