Los brókeres de Forex o los brókeres generales de divisas, porque hay otros métodos de inversión y de trabajo con monedas en el mercado, deben contar con ciertas adaptaciones. Estos son profesionales que tienen que ser destacados dentro de un campo difícil, que varía inmensamente con la subida de algunos puntos o por algún movimiento inversionista inesperado. Si nos preguntan que si un broker se debe caracterizar por sus “nervios de acero”, estamos de acuerdo. Pero también debe ser sensible.

Es muy sencillo decirlo, pero difícil aplicarlo. Las capacidades de un bróker por el lado financiero deben estar acordes con acciones tan importantes como, por ejemplo, el conocimiento de los distintos movimientos de las monedas. Así mismo, es bueno que tenga un “olfato especial”, para poder detectar dónde se están elaborando los movimientos más interesantes. Para esto, las capacitaciones financieras en todos los estratos, tanto técnicos como profesionales,  son bastante importantes. Es recomendable que, si puede, un bróker tenga un compañero.

En cuanto a la sensibilidad del bróker de Forex, sus relaciones interpersonales deben estar muy bien fundamentadas. Esto, por supuesto, le ayudará a concentrarse en lo que debe hacer cuando se trata de manejar clientes difíciles, o cuando no parezca que sus opiniones de inversión coincidan con las de otra persona; o cuando oye comentarios desfavorables acerca de él (o ella). El bróker debe ser un psicólogo excelente en el manejo de las relaciones públicas, un noqueador a la hora de elegir con contundencia una acción y tener el arte de disimular en caso de que el mercado tambalee.

Los brókeres de Forex admiten todo tipo de personalidades y maneras de pensar únicas; esto no lo podemos olvidar, porque es mejor que un bróker logre un complemento de personalidad con la persona quien lo ha contratado. Si no sucede así, es complicado que haya una relación basada en la credibilidad y la efectividad. De vez en cuando, el bróker de Forex necesita también aprender a relajarse, a descubrir alternativas que le permitan mantener enfocado su trabajo y su tiempo de ocio.

Con todas estas exigencias, puede pensarse que el bróker de Forex es un empleado demasiado especial. Y en cierta manera sí que lo es, pero siempre que tenga en cuenta todas estas recomendaciones, podrá por supuesto hacer de una mejor manera su labor. No se debe dejar de lado la satisfacción personal que implica el poder integrarse a un grupo de trabajo especializado.