El diagnóstico no pretende ser escandaloso en algún modo, pero es verdad que hay un alto grado de desestabilización dentro de estas formas de negocio que las bolsas convulsionadas así lo prueban. Los puntos críticos a veces se vuelven más críticos por el simple hecho de que no se tienen los suficientes arrestos para poder establecer un monto de base que sea lo más creíble del caso para negociar. Es también cierto que no hay la menor posibilidad de que las bolsas convulsionadas mejoren su rendimiento, a no ser que haya un genio o unos cuantos “iluminados”, que pretendan descubrir una manera sencilla de descifrar esta situación tan difícil. Sí, es cierto; las bolsas convulsionadas pueden ser más erosionadas si las monedas como tal no se presentan como campos de trabajo y de inversión mucho más solidarios.

Pero: ¿qué  pueden hacer los negociantes que quieren tener mayores campos de inversión, pero que no pueden ser lo suficientemente estables como para generar mayores oportunidades de rendimiento? Por lo pronto, el sabor amargo que dejan las innumerables acciones que se dejaron de hacer en torno al manejo del dinero en este caso, no ayuda a resolver la inquietud que se siente con el mismo valor de proyección que las monedas pueden hacer dentro de las bolsas convulsionadas. Esto es: generar una mayor estipulación en  cuanto a arraigos de protección que, por cierto, pueden ser una puerta de entrada muy conveniente para generar más negocios de estimulación y de crecimiento. Pero, claro, esta no debe ser una acción aislada, sino que se debe de compartir con mucha inteligencia por parte de grupos de negociantes que estén más o menos comprometidos.

Las bolsas convulsionadas a veces sacan lo mejor de muchos hombres de negocios que tienen planes muy bien estructurados dentro de unos planes que pueden ser a corto o largo plazo. La situación radical es que se podría obtener de estas personas el suficiente valor como para generar un  nuevo mercado en el Forex que sea más tranquilo y también más solvente pero, de resto, hay que hallar también las oportunidades de comenzar a formar alianzas estratégicas con grupos económicos que pueden se impactantes desde un punto de vista comercial que no puede ser tomado tan a la ligera. El caso se da, en muchas oportunidades, en forma de inversiones aliadas como tal.

Así es: las bolsas, convulsionadas vienen y van, y todavía están aquí.